fbpx
Saltear al contenido principal

Sobre nosotros

Ana

¡Bienvenido! Ponte cómodo y déjame contarte quién soy y cómo puedo ayudarte.

Soy Ana, y no puedes imaginar la ilusión que me hace saber que estás aquí.

¿Sabes? Yo vivía en automático, y aunque mi bienestar ahora es prioritario para mí, no siempre fue así. Soy joven y, por suerte, siempre he estado “sana”. Así que aún no había experimentado achaques en mi propio cuerpo. Quizá por eso fue aún más revelador mi encuentro con la quiropráctica.

Hace unos años mi prima me invitó por primera vez a conocer la consulta.

No tardé en empezar a respirar la filosofía de vida que allí se movía. Quedé fascinada, no solo por la sabiduría de la quiropráctica, sino por el ambiente de la consulta. Entraba por la puerta y solo veía sonrisas y personas dispuestas a ayudarme.

Créeme, te sorprenderías si te animases a experimentar por ti mismo el simple hecho de un buen ambiente como parte de tu rutina de autocuidado.

Marcelo comenzó a ajustarme regularmente. Por aquel entonces yo trabajaba muchas (realmente muchísimas) horas de pie, en un espacio muy reducido. La sensación de carga muscular estaba presente en mi día a día. El primer ajuste fue definitivo. La carga se convirtió en levedad.

Esto me hizo clic. Empecé a entender que ser joven y sentirme joven no eran sinónimos. Y que, para lo segundo, podía contar con la quiropráctica para el resto de mi vida. Me siento realmente agradecida de haberme encontrado con esta información.

Para cuando me surgió la oportunidad de incorporarme al equipo yo ya estaba cautivada por la quiropráctica y sus beneficios. Además, siempre me ha interesado el área administrativa de un negocio, así que me hace feliz impulsar la consulta desde ahí.

Hoy trabajo para hacer de tu experiencia en la consulta un momento balsámico, relajado y realmente catártico. Mi propósito es que siempre estés informado y puedas con ello tomar las mejores decisiones. 

Puedes contar conmigo para reservar tus citas, gestionar los bonos de cuidado o cualquier otra consulta. 

Gracias por prestarme tu tiempo, te lo devuelvo en la recepción de la consulta en cuanto te animes a visitarnos.

¡Ya estoy deseando verte!

Volver arriba