Saltear al contenido principal

Gloria es la mamá de Mauro, un precioso bebé de ahora 6 meses, y nos cuenta en este testimonio los beneficios que ha recibido su bebé tras los cuidados quiroprácticos.

“Conocía la quiropráctica hace tres años. Llevaba año y medio ajustándome en el centro Marcelo Quiropráctico porque tengo escoliosis y me dolía la espalda desde pequeña. Con nuestro bebé teníamos claro que lo primero que íbamos a hacer cuando naciera era llevarlo a ajustarse porque sabíamos por una charla a la que asistimos de Marcelo que un bebé sufre mucho en el nacimiento y queríamos ayudarlo. A los quince días de nacer fuimos al centro y Marcelo lo ajustó. La cara del Mauro durante el ajuste fue muy placentera, estaba radiante de felicidad. Se ajustaba una vez cada quince o veinte días.

A los tres meses notamos que tenía la cabecita un poco aplastada, porque duerme boca arriba y no cambia de postura. Soraya le fue ajustando cada parte de su cuerpo. Es alucinante cómo al día siguiente del ajuste el bebé mejoró en todos los sentidos. Su estreñimiento desapareció del todo. A partir de ahí se ajustaba una vez a la semana. La cabecita Mauro ya tiene otra forma. Su cuello está muy relajado y lo puede mover sin problemas. Su aparato digestivo está mejor y el estreñimiento está superado.

El equipo de Marcelo es espectacular. Todas son unas auténticas profesionales que forman una familia estupenda. Nos mudamos a otro país, así que tendremos que dejar de ajustarnos con ellos. Tenemos claro que en cuanto volvamos iremos directamente al centro. Gracias a todos por el trabajo hecho y por ser como sois”.

Le pedimos a la profesional quiropráctica Soraya que nos comente su experiencia con Mauro y sus padres:

“Ha sido un placer tener con nosotros a esta familia tan encantadora. Los cuerpecitos de los bebés son en los que más se notan los cambios de los ajustes quiroprácticos, como Mauro, ya que integran mucho más rápido la información nueva que reciben. Es importante la revisión de la columna vertebral de los niños; la primera subluxación puede ocurrir en el útero, por la posición del bebé dentro de este o también durante el parto, dependiendo de la intervención. Y ya sabemos que las subluxaciones causan interferencias en el sistema nervioso del bebé. Estaremos encantados y recibiremos con los brazos abiertos a toda la familia cuando lo deseen y a todos los bebés cuyos padres sientan que quieren ajustar a sus hijos mientras crecen saludablemente”.

Mauro - Testimonios Quiroprácticos
Volver arriba