Saltear al contenido principal

Venimos al centro toda la familia. Al principio sólo veníamos a ajustar a nuestro hijo con unos dolores de espalda muy fuertes por su enfermedad crónica, pero nos animamos a hacerlo mi marido y yo, porque tenemos patologías de huesos.

Yo llevo viniendo cinco meses. Me intervinieron quirúrgicamente hace 30 años de una escoliosis dorso lumbar y tengo un tallo de Harrington implantado. Por eso no tengo mucha movilidad en la columna y eso hace que tuviera muchos problemas a nivel cervical, con contracturas continuas, dolores y vértigos. Conocí a Marcelo en TV y decidí venir a informarme, y a partir de entonces no he dejado de ajustarme, me siento con mucha más flexibilidad en el cuello, ahora puedo mirar sin miedo y sin dolor a ambos lados, y puedo subir y bajar la cabeza sin peligro de que me crujan las cervicales, antes tenía mucha rigidez.

Matilde Martín - Testimonios Quiroprácticos
Volver arriba