Saltear al contenido principal

Testimonios de nuestros amigos

Dedicamos este espacio a las experiencias que con tanto cariño y agradecimiento nos han hecho llegar muchas de las personas que acuden a nuestro centro. Son personas de todas las edades y con todo tipo de síntomas, molestias y/o enfermedades que han querido compartir su propia experiencia con la quiropráctica, con el fin de ayudar a personas como tú.

También son los testimonios de personas sanas, que se sienten bien y eligen incoporporar a su vida nuestros cuidados y unos buenos hábitos para prevenir y mantener una vida saludable.

¿Por qué gente con tan distintos síntomas puede mejorar gracias a los ajustes quiroprácticos y unos buenos hábitos?

Porque es tu cuerpo el que te cura.

Lo ajustes quiroprácticos ayudan a tu cuerpo y a tu cerebro a volver a funcionar a pleno rendimiento. El resultado es una mayor adaptación y la mejora de múltiples y variados síntomas como consecuencia natural de un cuerpo haciendo su trabajo correctamente.

Aqui os dejamos algunos de los testimonios, en Google hay muchísimos más. Puedes leerlos o comentarnos tu experiencia.

Empecé yendo con muletas por una hernia discal y actualmente ya camino perfectamente. Me aconsejaron algunos amigos acudir al Centro Quiropráctico Marcelo y, efectivamente, me ha ido muy bien, tanto física como mentalmente, porque no solo te alinean la columna. También te transmiten una filosofía de vida que te ayuda a entender que tu cuerpo que, como bien dice Marcelo, igual que crea vida también puede curar.

Logo Marcelo Centro Quiropráctico En Madrid
Calle Guerrero - Testimonios Quiroprácticos

Qué decir de Marcelo. Gran hombre, mejor persona. Tengo una hernia discal en L5 y S1. La solución a las continuos dolores, ciaticas y lumbalgia era intervenir y aquí estamos. Desde que le conozco no he tomado un relajante muscular; cómo lo agradece mi estómago. Mi mujer también se ajusta en el centro Marcelo Quiropráctico, al igual que mi hijo, desde muy pequeño. Gracias.

César Maroto - Testimonios Quiroprácticos

Para mí el Centro Marcelo Quiropráctico es mucho más que un centro de quiropráctica. Para Marcelo la quiropráctica es tan solo uno de los principales pilares de la salud. Por eso, además de sus ajustes contamos con una serie de talleres y consejos que nos ayudan a auto-gestionar nuestra propia salud, sea física, emocional o mental. Marcelo nos enseña que para aumentar nuestra calidad de vida tenemos que hacer los ajustes quiroprácticos, pero también tenemos que ser participantes activos de todo el proceso. Pone a nuestra disponsición herramientas para mejorar. Estoy en el camino…Gracias a Marcelo y a todo su equipo: Elena, Silvia, Adriana, Janís, Ana, Belén, Juan, Joselito, Soraia, etc.

Cristina Y Óscar - Testimonios Quiroprácticos

Nuestro cuerpo es un compañero infatigable en nuestro camino por la vida, siempre soportando nuestras inquietudes para lo bueno y para lo malo. Tal vez, porque no me he criado entre sábanas hedonistas o por orgullo masculino, no he sido un buen compañero para mi cuerpo. Lo he sometido a grandes esfuerzos con el trabajo y con el deporte, no he escuchado sus señales y tampoco he tenido interés en comprenderlo. Un día un cirujano traumatólogo aconsejó que pasara por el quirófano para solucionar mis problemas en la L4 y L5.

Durante mis vacaciones veraniegas en un pequeño pueblo de Soria, una buena señora me habló de la Quiropráctica y me animó a que lo probara antes de someterme a una intervención quirúrgica. Seguí el consejo y así es como llegué a Marcelo.

A partir de entonces, sólo puedo hablar de lo agradecido que estoy por los buenos consejos y por la buena gente que trabaja en el centro. La alegría que transmiten, la paz interior que se respira en la consulta, la amabilidad y comprensión de la madre de Marcelo que siempre tiene algo maravilloso que decirnos, y la genialidad del doctor, del mago, de la persona de Marcelo, han hecho que mi estado de ánimo sea más positivo, más alegre y sobre todo que entienda a mi cuerpo, que sepa amarlo y cuidarlo para que juntos sigamos caminando por esta maravillosa alfombra que es la vida.
No hay palabras negativas, no hay actos negativos; hay armonía entre sus palabras, entre sus manos, en el sonido de la música, en sus canciones; todo en celebración con el elemento agua, con los besos, abrazos y las sonrisas gratuitas que nos ofrece todo el equipo.

Hasta el agradecimiento de Marcelo a la reacción de nuestro cuerpo es pasión por la vida y que nos transmite en cada sesión. ¡Qué más puedo decir! ¡Qué más se puede desear!

Despedirme con la oración imperativa de Marcelo para que confiemos en nosotros mismos, en nuestro cuerpo, en la felicidad y en la ciencia de la Quiropráctica: "Levántate y anda".

Logo Marcelo Centro Quiropráctico En Madrid

Sin duda alguna la quiropráctica ha sido la solución a mis problemas. Después de estar dos meses tomando medicinas me hice una resonancia, resultado: dos hernias lumbares que no me dejaban vivir, tenía dolores aún con el tratamiento y la única solución era una operación.

Me dio miedo operarme y una compañera del trabajo de mi mujer se trataba con Marcelo, al ver los resultados de esta persona, no dudé en ponerme en sus manos. De esto ahora hace ya más de 5 años, empecé a notarme mejor al poco tiempo, no tomo medicinas y puedo jugar con mis peques, he vuelto hacer el deporte que más me gusta, el ciclismo. Algunas veces nos preguntamos: “¿si volvieras a nacer que no harías?”. Y eso no lo sé. Lo que sí sé es que buscaría a Marcelo y a su equipo para ponerme en sus manos. Ha sido una experiencia inmejorable.

Logo Marcelo Centro Quiropráctico En Madrid

El dolor del trigémino no avisa, es intenso e intermitente, sufres calambrazos por toda la cabeza, como un taladro que perfora y afecta a tus muelas, a las encías, a los oídos, a la nariz... Afecta a tu vida, te anula, te empequeñece, te desespera… No eres nada, solo quieres dormir y no despertar. Así me sentía hace dos meses, aprendiendo a sufrir, tomando pastillas haciéndome pruebas cerebrales y descubriendo que todavía podía tener mas desajustes: mandíbula desplazada, espolón en la nariz. Tan dolida y tan perdida estaba que era incapaz de pensar y acordarme de Marcelo. Menos mal que siempre tengo alrededor, ángeles , enlaces, conexiones… Y aquí es donde empieza lo bueno.

Recuperé a mi Quiro, al que quiero. Quien conoce a Marcelo sabe de su profesionalidad, de su sonrisa que anima, de su alegría que cura. No solo ajusta el cuerpo, también el alma dándote pautas para volver a tener ganas de vivir. Marcelo es sabio, repite conmigo. Si no le conoces: levántate y anda. Llegar a Marcelo es llegar a casa. Sanarás.

Te encontraras también con el gran equipo de ayudantes que te escucharán, con cariño, sonrisas y gran amor a su trabajo y sus pacientes: Nela, Janis, Flaco, Adriana. Silvia, Belén…GRACIAS. Os quiero.

Logo Marcelo Centro Quiropráctico En Madrid
Isabel Caballo - Testimonios Quiroprácticos

Marcelo es un genio. Yo le llamo 'el Mago'. Los traumatólogos me desahuciaron y Marcelo y su equipo me rescataron. Hace 10 años que mantiene mi espalda sana. Además es un cachondo y siempre está de buen humor. ¡Gracias por todo, equipo!

José Francisco Sevilla - Testimonios Quiroprácticos

Llevo más de 10 años ajustándome y actualmente me siento francamente muy bien. Hace años que no tengo dolor, solamente en rarísimas ocasiones y siempre como consecuencia de haber hecho un esfuerzo o cualquier otra circunstancia no recomendable. Después de los primeros meses de ajustes mi cuerpo en general se mantiene en un estado fenomenal.

Puedo decir que mi experiencia me ha demostrado que mi salud pasa por cuidar de mi columna para que mi sistema nervioso esté a salvo de cualquier tipo de interferencias, y así poder disfrutar de una vida plena. Yo, desde hace años, lo tengo claro, y es que debo visitar al quiropráctico una vez por semana. Y esto me hace mantenerme en forma. Quiero dar las gracias a Marcelo y a todo su equipo porque hacen que mi vida sea maravillosa.

Logo Marcelo Centro Quiropráctico En Madrid

Tenía una hernia discal.  Como única solución, tres médicos especialistas de la espalda me aconsejaron operarme a columna abierta. No podía andar. En menos de tres meses de ajustes con Marcelo, no solo paró el dolor de la espalda, sino que me sentí con más vitalidad, se me corrigió la postura, deje de fumar… ¡La vida entraba en mi cuerpo con todo su potencial!

14 años más tarde sigo ajustándome y es una práctica básica para mi salud física y mental. Marcelo es uno de los mejores Quiroprácticos de Europa, no dudéis en probarlo.

Juan José Quesada - Testimonios Quiroprácticos

Inicialmente, no venía por ninguna dolencia en particular, me parecía buena idea realizar ajustes vertebrales para ayudar a mi cuerpo a desintoxicarse de la mala vida que me había dado hasta hace unos años (malos hábitos alimenticios, prácticas nocivas con sustancias…)

Desde los primeros ajustes note cambios en mi cuerpo y mente, a lo que debo agregar la sorpresa al descubrir que puedo estar mucho mejor de lo que yo creía, mi lucidez y mi sensibilidad sensorial han ido en constante aumento, por lo que percibo mi entorno mucho mejor, con lo que soy más consciente de la vida, de lo valiosa que es, de la suerte que tengo y de lo maravilloso que es el ser humano, eso me hace más feliz.

CONCLUSIÓN:

Los ajustes quiroprácticos y sus buenos consejos mejoran todo mi ser, por lo que duermo, siento, como…vivo más feliz!!!!

GRACIAS

Juan Manuel Mijares - Testimonios Quiroprácticos

Llevo nueve años acudiendo al centro de Marcelo por un problema de hernias cervicales y lumbares. Estuve en el hospital de Alcalá de Henares en la unidad del dolor y la única solucion que me daban era estar medicándome toda la vida y que, debido a esta medicación, no podría tener hijos. Me hablaron de Marcelo y decidí probar. A los tres meses de empezar a ajustarme me fui retirando toda la medicación y me quedé embarazada, cosa que según los médicos no podría ser. Hoy tengo un niño de 8 años y mi vida, gracias a los ajustes, ha cambiado radicalmente. De estar sin ganas de nada pasé a no tener ningún dolor y a levantarme todos los días con ganas de vivir. Se lo recomiendo a todo el mundo.

Logo Marcelo Centro Quiropráctico En Madrid

Poco después de cumplir los cuarenta años comencé a padecer osteoporosis y empezaron los tratamientos con los cuales me iba manteniendo hasta que cumplidos los sesenta años se agudizó la enfermedad y cada vez me encontraba peor. Seguí los tratamientos de un reumatólogo. En una de las pruebas dio como resultado que había perdido un 34 % del calcio en mi masa ósea. Comencé mi andadura en la quiropráctica en Madrid, y a los seis meses, la osteoporosis se había reducido al 25 %. Es decir, que lejos de seguir perdiendo había recuperado un 9 % de mi masa ósea. A finales de 2015, la osteoporosis ha desaparecido, quedando mi deficiencia ósea reducida a una ligera osteopenia tendente a desaparecer por completo.

Yo no acudí al centro Marcelo Quiropráctico en Madrid y Quiropráctica Nilson en Benidorm por padecer osteoporosis, sino porque debido a la edad y a la descalcificación ósea, los dolores en la región lumbar me resultaban insoportables, hasta tal punto, que el traumatólogo no veía otra solución que una operación quirúrgica, que me dejaría con limitaciones. Desde hace algún tiempo me están ajustando en Madrid y en Benidorm y desde entonces, no solamente no tengo dolores, sino que aquella operación inminente, ha quedado en el olvido porque ya no es necesaria. Siempre he seguido el tratamiento que Marcelo me recomendó. Ahora hago una vida normal, sin dolores, paseo y voy al baile, que me gusta mucho, así como viajar, que antes me resultaba una tortura.

También mi marido, después de varios tratamientos con medicamentos y visitas al fisioterapeuta, por tener casi inmovilizado el brazo izquierdo y sin obtener ningún resultado, comenzó a ajustarse con Marcelo y los resultados también han sido sorprendentes.

Logo Marcelo Centro Quiropráctico En Madrid

Encontrar la quiropráctica y al doctor Marcelo para mí ha sido maravilloso, ¡una bendición y regalo de la vida! Tenía un trauma desde el nacimiento y nadie a mi alrededor, ni los médicos, sabían lo que me pasaba. Tuve tratamientos intensivos pero sufrí varios años esta enfermedad, estando a punto de morir. ¡Aunque yo nunca me rendía!

Cuando tuve la edad suficiente para tomar mis propias decisiones, busqué caminos distintos para curarme.
Escuchaba a los médicos y luego actuaba según mi voz interna y las necesidades de mi cuerpo. Porque me daba cuenta que los médicos dividen el cuerpo humano en trocitos e intentan curar un trozo (en mi caso, los pulmones), sin tener en cuenta el resto de cuerpo. Del estado emocional, ni hablamos. Entonces conocí la quiropráctica, ¡que en manos de Marcelo ha hecho en mi cuerpo maravillas!

Me han desaparecido los papilomas, dejé de usar las gafas, mis tiroides están reguladas y el crecimiento del pelo en mi cuerpo equilibrado. Se me están quitando muchas de las molestias que tenía fruto de dos partos y abortos naturales, que me dejaron un dolor de pies tan elevado que se me acabaron infamando los huesos de los tobillos. Mi hígado, que estaba afectado por los efectos secundarios de la medicina para el asma está funcionando cada vez mejor y ya no tengo problemas con bilis. Se me han pasado los dolores de cabeza y los vómitos. ¡Gracias a los ajustes me he olvidado de todo esto!

Después de un año y medio de los ajustes mis pulmones están aumentando mucho su capacidad de respirar, cada vez necesito menos el inhalador. Mi alergia ha mejorado y puedo vivir en el campo disfrutando de la naturaleza y animales con sus olores especiales. ¡Qué felicidad y alegría para mí y para mi familia! También para mi hijo Constantino, que acude al centro Marcelo Quiropráctico a ajustarse.

¡Gracias Marcelo, Elena, Silvia, Janis, Belén, Adriana! ¡Un abrazo para la mamá de Marcelo! La quiero y respeto mucho por crear un hijo tan maravilloso. ¡Y un agradecimiento especial para Vicente! Sus ajustes están ayudando a mi hermana y a su hijo recién nacido. ¡Besos y abrazos!

Marina Letniakova - Testimonios Quiroprácticos

Venimos al centro toda la familia. Al principio sólo veníamos a ajustar a nuestro hijo con unos dolores de espalda muy fuertes por su enfermedad crónica, pero nos animamos a hacerlo mi marido y yo, porque tenemos patologías de huesos.

Yo llevo viniendo cinco meses. Me intervinieron quirúrgicamente hace 30 años de una escoliosis dorso lumbar y tengo un tallo de Harrington implantado. Por eso no tengo mucha movilidad en la columna y eso hace que tuviera muchos problemas a nivel cervical, con contracturas continuas, dolores y vértigos. Conocí a Marcelo en TV y decidí venir a informarme, y a partir de entonces no he dejado de ajustarme, me siento con mucha más flexibilidad en el cuello, ahora puedo mirar sin miedo y sin dolor a ambos lados, y puedo subir y bajar la cabeza sin peligro de que me crujan las cervicales, antes tenía mucha rigidez.

Matilde Martín - Testimonios Quiroprácticos

Gloria es la mamá de Mauro, un precioso bebé de ahora 6 meses, y nos cuenta en este testimonio los beneficios que ha recibido su bebé tras los cuidados quiroprácticos.

“Conocía la quiropráctica hace tres años. Llevaba año y medio ajustándome en el centro Marcelo Quiropráctico porque tengo escoliosis y me dolía la espalda desde pequeña. Con nuestro bebé teníamos claro que lo primero que íbamos a hacer cuando naciera era llevarlo a ajustarse porque sabíamos por una charla a la que asistimos de Marcelo que un bebé sufre mucho en el nacimiento y queríamos ayudarlo. A los quince días de nacer fuimos al centro y Marcelo lo ajustó. La cara del Mauro durante el ajuste fue muy placentera, estaba radiante de felicidad. Se ajustaba una vez cada quince o veinte días.

A los tres meses notamos que tenía la cabecita un poco aplastada, porque duerme boca arriba y no cambia de postura. Soraya le fue ajustando cada parte de su cuerpo. Es alucinante cómo al día siguiente del ajuste el bebé mejoró en todos los sentidos. Su estreñimiento desapareció del todo. A partir de ahí se ajustaba una vez a la semana. La cabecita Mauro ya tiene otra forma. Su cuello está muy relajado y lo puede mover sin problemas. Su aparato digestivo está mejor y el estreñimiento está superado.

El equipo de Marcelo es espectacular. Todas son unas auténticas profesionales que forman una familia estupenda. Nos mudamos a otro país, así que tendremos que dejar de ajustarnos con ellos. Tenemos claro que en cuanto volvamos iremos directamente al centro. Gracias a todos por el trabajo hecho y por ser como sois”.

Le pedimos a la profesional quiropráctica Soraya que nos comente su experiencia con Mauro y sus padres:

“Ha sido un placer tener con nosotros a esta familia tan encantadora. Los cuerpecitos de los bebés son en los que más se notan los cambios de los ajustes quiroprácticos, como Mauro, ya que integran mucho más rápido la información nueva que reciben. Es importante la revisión de la columna vertebral de los niños; la primera subluxación puede ocurrir en el útero, por la posición del bebé dentro de este o también durante el parto, dependiendo de la intervención. Y ya sabemos que las subluxaciones causan interferencias en el sistema nervioso del bebé. Estaremos encantados y recibiremos con los brazos abiertos a toda la familia cuando lo deseen y a todos los bebés cuyos padres sientan que quieren ajustar a sus hijos mientras crecen saludablemente”.

Mauro - Testimonios Quiroprácticos

¡Qué importante es el cuidado quiropráctico en los niños! Sandra y Gonzalo son los padres de Paula, que tiene dos años y fue diagnosticada de síndrome de Guillain-Barré. Tras los ajustes que está recibiendo en nuestro centro, sus papás nos cuentan cómo está mejorando la vida de esta niña preciosa que alegra nuestro trabajo cada vez que nos visita…

Este es su testimonio:

“Nuestra hija de dos años fue diagnosticada de síndrome de Guillain-Barré y no dudamos ni un momento en llevarla al centro Marcelo Quiropráctico y confiar en que ellos podrían ser de gran ayuda para su recuperación. El mismo mes que comenzaron a tratarla, conseguimos retirarle los calmantes que tomaba para el dolor. En estos momentos sigue sin ellos y ha mejorado muchísimo su movilidad, ya que esta enfermedad la dejó prácticamente inmóvil, sin fuerza en extremidades y tronco. A día de hoy, apenas cinco meses después, ha conseguido volver a caminar de la mano y recuperar muchos movimientos que había perdido (ponerse de rodillas, gatear, ponerse de pie con apoyo, etc.).

Aún queda mucho camino por delante, y aunque cuenta con otras ayudas como fisioterapia y estimulación en atención temprana, natación  y rehabilitación, sin duda Marcelo ha contribuido en este progreso tan grande y sobre todo en la desaparición de tantos dolores. Esperamos seguir viendo resultados y dentro de un tiempo no recordarnos esta pesadilla, yo desde luego tengo muchísima fe”.

Paula - Testimonios Quiroprácticos

En el Centro Marcelo Quiropráctico te atienden y cuidan de forma personalizada. A mí me han ayudado mucho, en mi salud y en mi vida diaria.  Antes no me preocupaba por mi salud, sólo aceptaba que mi espalda estaba mal, pero ahora he aprendido a ser responsable. No sólo me han ajustado el cuerpo, sino que me han dado hábitos y rutinas para estar más sana, más feliz y más tranquila. Mi vida ha cambiado de "tener que soportar el dolor y vivir con ello", ¡a estar como nueva! ¡Estoy muy contenta! ¡Gracias!

Raquel Trancho - Testimonios Quiroprácticos

Empecé a venir hace tres años y medio, y ya en la sesión informativa algo me decía que todo iba a ir bien.
Desde los catorce años tenía dolores lumbares, ahora tengo treinta y uno. En la Seguridad Social y mutuas de trabajo no me daban ninguna solución, aparte de fajas lumbares y medicamentos de toda clase. Los dolores eran insoportables, no podía sentarme a comer sin tener que levantarme varias veces a andar, deje de hacer deporte que me apasionaba, falté al trabajo en varias ocasiones porque era insufrible el dolor. Psicológicamente era muy triste ver que con 16, 20 ó 27 años, tenía las posibilidades de mejorar muy mermadas.

Me decidí a venir al centro y a las doce sesiones me empecé a encontrar mejor y de ahí en adelante todo fueron beneficios, cada vez menos dolores y más conocimiento de mi cuerpo, mejor alimentación y empecé a hacer deporte otra vez. He vuelto a nacer otra vez y quiero compartirlo con todos vosotros.

Víctor Armero - Testimonios Quiroprácticos
Volver arriba