Saltear al contenido principal

Sin duda alguna la quiropráctica ha sido la solución a mis problemas. Después de estar dos meses tomando medicinas me hice una resonancia, resultado: dos hernias lumbares que no me dejaban vivir, tenía dolores aún con el tratamiento y la única solución era una operación.

Me dio miedo operarme y una compañera del trabajo de mi mujer se trataba con Marcelo, al ver los resultados de esta persona, no dudé en ponerme en sus manos. De esto ahora hace ya más de 5 años, empecé a notarme mejor al poco tiempo, no tomo medicinas y puedo jugar con mis peques, he vuelto hacer el deporte que más me gusta, el ciclismo. Algunas veces nos preguntamos: “¿si volvieras a nacer que no harías?”. Y eso no lo sé. Lo que sí sé es que buscaría a Marcelo y a su equipo para ponerme en sus manos. Ha sido una experiencia inmejorable.

Empecé a venir hace tres años y medio, y ya en la sesión informativa algo me decía que todo iba a ir bien.
Desde los catorce años tenía dolores lumbares, ahora tengo treinta y uno. En la Seguridad Social y mutuas de trabajo no me daban ninguna solución, aparte de fajas lumbares y medicamentos de toda clase. Los dolores eran insoportables, no podía sentarme a comer sin tener que levantarme varias veces a andar, deje de hacer deporte que me apasionaba, falté al trabajo en varias ocasiones porque era insufrible el dolor. Psicológicamente era muy triste ver que con 16, 20 ó 27 años, tenía las posibilidades de mejorar muy mermadas.

Me decidí a venir al centro y a las doce sesiones me empecé a encontrar mejor y de ahí en adelante todo fueron beneficios, cada vez menos dolores y más conocimiento de mi cuerpo, mejor alimentación y empecé a hacer deporte otra vez. He vuelto a nacer otra vez y quiero compartirlo con todos vosotros.

Volver arriba