Saltear al contenido principal

Gloria es la mamá de Mauro, un precioso bebé de ahora 6 meses, y nos cuenta en este testimonio los beneficios que ha recibido su bebé tras los cuidados quiroprácticos.

“Conocía la quiropráctica hace tres años. Llevaba año y medio ajustándome en el centro Marcelo Quiropráctico porque tengo escoliosis y me dolía la espalda desde pequeña. Con nuestro bebé teníamos claro que lo primero que íbamos a hacer cuando naciera era llevarlo a ajustarse porque sabíamos por una charla a la que asistimos de Marcelo que un bebé sufre mucho en el nacimiento y queríamos ayudarlo. A los quince días de nacer fuimos al centro y Marcelo lo ajustó. La cara del Mauro durante el ajuste fue muy placentera, estaba radiante de felicidad. Se ajustaba una vez cada quince o veinte días.

A los tres meses notamos que tenía la cabecita un poco aplastada, porque duerme boca arriba y no cambia de postura. Soraya le fue ajustando cada parte de su cuerpo. Es alucinante cómo al día siguiente del ajuste el bebé mejoró en todos los sentidos. Su estreñimiento desapareció del todo. A partir de ahí se ajustaba una vez a la semana. La cabecita Mauro ya tiene otra forma. Su cuello está muy relajado y lo puede mover sin problemas. Su aparato digestivo está mejor y el estreñimiento está superado.

El equipo de Marcelo es espectacular. Todas son unas auténticas profesionales que forman una familia estupenda. Nos mudamos a otro país, así que tendremos que dejar de ajustarnos con ellos. Tenemos claro que en cuanto volvamos iremos directamente al centro. Gracias a todos por el trabajo hecho y por ser como sois”.

Le pedimos a la profesional quiropráctica Soraya que nos comente su experiencia con Mauro y sus padres:

“Ha sido un placer tener con nosotros a esta familia tan encantadora. Los cuerpecitos de los bebés son en los que más se notan los cambios de los ajustes quiroprácticos, como Mauro, ya que integran mucho más rápido la información nueva que reciben. Es importante la revisión de la columna vertebral de los niños; la primera subluxación puede ocurrir en el útero, por la posición del bebé dentro de este o también durante el parto, dependiendo de la intervención. Y ya sabemos que las subluxaciones causan interferencias en el sistema nervioso del bebé. Estaremos encantados y recibiremos con los brazos abiertos a toda la familia cuando lo deseen y a todos los bebés cuyos padres sientan que quieren ajustar a sus hijos mientras crecen saludablemente”.

¡Qué importante es el cuidado quiropráctico en los niños! Sandra y Gonzalo son los padres de Paula, que tiene dos años y fue diagnosticada de síndrome de Guillain-Barré. Tras los ajustes que está recibiendo en nuestro centro, sus papás nos cuentan cómo está mejorando la vida de esta niña preciosa que alegra nuestro trabajo cada vez que nos visita…

Este es su testimonio:

“Nuestra hija de dos años fue diagnosticada de síndrome de Guillain-Barré y no dudamos ni un momento en llevarla al centro Marcelo Quiropráctico y confiar en que ellos podrían ser de gran ayuda para su recuperación. El mismo mes que comenzaron a tratarla, conseguimos retirarle los calmantes que tomaba para el dolor. En estos momentos sigue sin ellos y ha mejorado muchísimo su movilidad, ya que esta enfermedad la dejó prácticamente inmóvil, sin fuerza en extremidades y tronco. A día de hoy, apenas cinco meses después, ha conseguido volver a caminar de la mano y recuperar muchos movimientos que había perdido (ponerse de rodillas, gatear, ponerse de pie con apoyo, etc.).

Aún queda mucho camino por delante, y aunque cuenta con otras ayudas como fisioterapia y estimulación en atención temprana, natación  y rehabilitación, sin duda Marcelo ha contribuido en este progreso tan grande y sobre todo en la desaparición de tantos dolores. Esperamos seguir viendo resultados y dentro de un tiempo no recordarnos esta pesadilla, yo desde luego tengo muchísima fe”.

Volver arriba