Saltear al contenido principal
Quiropráctica Y Dolor De Espalda
¡Pon tu espalda en forma este verano con la quiropráctica!

Durante este confinamiento, seguro que hemos permanecido inactivos, sedentarios, tensos… hemos adoptado malas posturas encerrados en nuestras casas, además de la enorme tensión física y emocional que hemos sufrido durante la pandemia, que seguro se ha reflejado en tensiones y contracturas musculares que han afectado a nuestra columna vertebral.

Por ese motivo queremos animarte a poner tu espalda en forma durante este verano con los buenos hábitos y los cuidados quiroprácticos.

El dolor de espalda no tiene edad. Si bien es cierto que los cambios que experimenta el cuerpo con los años pueden originar molestias en esta zona, jóvenes y mayores son susceptibles de padecer dolor de espalda en algún momento de sus vidas, sobre todo en momentos de especial tensión como está siendo esta pandemia.

Es el caso de Juan Mencía, que con apenas 20 años, comenzó a sufrir fuertes dolores de espalda que le llevaron a visitar nuestra consulta quiropráctica en Madrid. Juan asegura que después de varias terapias fallidas, con el primer ajuste la reacción de su cuerpo “fue inmediata” y el  dolor que le provocaban las contracturas de la espalda remitió rápidamente. Puedes leer aquí su testimonio de cómo la quiropráctica le ayudó con su dolor de espalda.

Generalmente, el dolor de espalda se produce por un desajuste originado en la columna vertebral que puede provocar tensión en los músculos o el pinzamiento de un nervio. También están relacionados con lesiones en los discos que unen las vértebras o las hernias, pero en ocasiones está asociado a otras enfermedades.

La quiropráctica es un tratamiento eficaz y no agresivo para el dolor de espalda, que actúa corrigiendo la alineación de la columna. Y para Paqui García fue un gran descubrimiento. Llegó a la consulta buscando ayuda para tratar su dolor de espalda tras dos operaciones, y comenzó a notar una gran mejoría a nivel físico y emocional. Se sentía con más vitalidad y fuerza, y ahora es consciente de la importancia de cuidar la columna.

Por eso debemos prevenir el dolor de espalda para disfrutar de nuestro cuerpo en el futuro. Llevar una vida activa y una dieta saludable nos ayudará a luchar contra la rigidez de la espalda, así como evitar el sobreesfuerzo físico y las actividades en las que permanezcamos sentados mucho tiempo.

Aprovecha el verano y el desconfinamiento para recuperar los buenos hábitos, para moverte, para ejercitar tu cuerpo, para adoptar buenas posturas corporales, para beber abundante agua, para alimentarte bien, para venir a ajustarte a nuestra consulta… verás cómo tu espalda y tu salud lo agradecerán.

¡Tus dolores desaparecerán y te sentirás mucho más vital!

Volver arriba