Saltear al contenido principal
Marcelo Centro Quiropráctico Madrid
Nutrición en Navidades

Sabemos que nuestra salud depende en gran medida de lo que comemos, y como queremos cuidarnos y hacernos responsables de nuestra salud, vamos a comer también con conciencia estas Navidades.

Durante las fiestas navideñas nos resulta casi inevitable comer más cantidad de lo que nuestro cuerpo necesita, y también comer cosas que sabemos que son poco saludables y nos intoxican como los dulces, las comidas grasientas e hipercalóricas, las bebidas azucaradas y gaseosas, el alcohol… Estos excesos obligan a nuestro cuerpo a realizar un esfuerzo extra para intentar eliminar todos los productos tóxicos para que no se acumulen en nuestro cuerpo y nos causen molestias, dolores y enfermedades.

De vez en cuando nos merecemos un homenaje y ¡las fiestas navideñas son una ocasión estupenda para hacerlo!

Aquí te dejamos algunas recomendaciones sobre qué comer y cómo comerlo estas Navidades, así como las cosas que puedes hacer para ayudar a tu cuerpo a limpiarse y recuperar el equilibrio natural después de los excesos de las comidas y las cenas navideñas.

Recomendaciones sobre qué comer y cómo comerlo:

  • Incluye alimentos vegetales en los menús, como ensaladas frescas y verduras cocinadas o hervidas al vapor para acompañar los platos de carnes y pescados. Esto facilitará la digestión de los alimentos y hará que no te sientas tan pesado/a después de las comidas, pudiendo disfrutar mejor de las celebraciones.
  • No te pases con las raciones… ¡no por ser Navidad tienes tú que engullir como lo haría un pavo! Sabemos que siempre hay muchas cosas apetecibles encima de la mesa pero come con moderación y atiende a tu estómago antes de que sea demasiado tarde y no puedas levantarte de la mesa por lo mucho que has comido.
  • Procura no abusar de los dulces, los turrones, polvorones… y evitar los picoteos entre horas de esas delicias tan apetecibles que son bombas para tu salud.
  • Cuidado con las proteínas de origen animal (las carnes, los pescados, los huevos, los lácteos…) porque son poco nutritivas y además acumulan muchos tóxicos que tu cuerpo tendrá que eliminar.
  • Intenta no mezclar las proteínas con los hidratos de carbono (por ejemplo, si comes un asado de cordero, no lo combines con patatas y arroz sino con verduras o ensalada). Tampoco mezcles diferentes tipos de proteína (por ejemplo, no comas un pescado y después un chuletón).
  • No incluyas la fruta en las comidas (no le pongas ciruelas, pasas u orejones al relleno del asado; no le eches naranja a la salsa ni uvas a la guarnición…) Recuerda que la fruta no hay que combinarla con las comidas sino que debes comerla siempre sola y antes de las comidas.
  • Evita los lácteos si puedes evitarlo (no le pongas nata al pastel de carne, o al bizcocho casero; o no pongas queso de aperitivo, sobre todo si también has puesto jamón y langostinos). Recuerda que los lácteos también son difíciles de eliminar por nuestro organismo, sobre todo si los combinas con proteínas e hidratos de carbono.
  • Si puedes, intenta no cenar mucho ni muy tarde para dar tiempo a tu cuerpo a digerir antes de irte a la cama.
  • Mastica y agradece porque la digestión empieza en la boca. Saborea los alimentos porque así, además de disfrutarlos más, permitirás que la saliva comience con el proceso de digestión.
  • No te pases con el alcohol, sobre todo por las noches porque es muy inflamatorio, y no bebas agua durante las comidas porque diluye los jugos gástricos necesarios para la digestión. El agua siempre entre las comidas.
  • Después de comer, tómate una infusión digestiva o un buchito de agua caliente que te ayudará en la digestión.

Recomendaciones sobre qué hacer después de las fiestas para eliminar los excesos:

  • Realiza una dieta de desintoxicación
  • Realiza un ayuno intermitente
  • Date baños con sal
  • Muévete: camina, baila…

Os daremos más detalles sobre estas maneras de limpiar el cuerpo y eliminar las toxinas en próximos artículos, porque recuerda que tu cuidado personal es algo que no termina en el 2019 sino que te acompanará el resto de tu vida.

En estas Navidades, trátate con amor, disfruta y agradece por todo lo que vas comer y por lo mucho que vas a hacer para cuidarte ¡porque te lo mereces!

Y no olvides seguir acudiendo a tus ajustes quiroprácticos regulares para ayudar a tu cerebro a funcionar mejor y a tu cuerpo a recuperarse más fácilmente del estrés navideño.

¡Felices fiestas de parte de todo el equipo de Marcelo! ¡Y qué aproveche!

Volver arriba