Testimonio Quiropráctico: Victor Armero

Empecé a venir hace tres años y medio, y ya en la sesión informativa algo me decía que todo iba a ir bien.

Desde los catorce años llevo con dolores lumbares, ahora tengo treinta y uno.

En la Seguridad Social y mutuas de trabajo no me daban ninguna solución, a parte de fajas lumbares y medicamentos de toda clase.

Los dolores eran insoportables, no podía sentarme a comer sin tener que levantarme varias veces a andar, deje de hacer deporte, que me apasionaba, falte al trabajo en varias ocasiones porque era insufrible el dolor.

Psicológicamente era muy triste ver que con 16, 20 ó 27 años, tenía las posibilidades de mejorar muy mermadas.

Me decidí a venir, y a las doce sesiones me empecé a encontrar mejor y de ahí en adelante todo fueron beneficios, cada vez menos dolores y más conocimiento de mi cuerpo, mejor alimentación, empecé a hacer deporte otra vez.

He vuelto a nacer otra vez y quiero compartirlo con todos vosotros.

 

Share Button

Deja tu comentario

Te puedes estar preguntando si tu problema es un problema con el que la quiropráctica puede ayudar. Siempre detrás de un síntoma hay una causa, Algo no esta funcionando bien y el cuerpo falla Es ahí donde la quiropráctica se centra y te puede ayudar. Al corregir la causa, al ayudar al cuerpo a funcionar correctamente muchas veces los síntomas desaparecen. Lo que te aconsejamos para aclarar todas tus dudas es que vengas a nuestra charla informativa. Es amena, nos conocemos, aclaramos todas las dudas que tengas y además te damos estrategias que puedes hacer tu en casa para mejorar tu calidad de vida. Ah, y es gratuita, es decir, un regalo.