Testimonio Quiropráctico: Jose Antonio Izquierdo

Llevo viniendo trece días, ajustándome dos veces por día

Tenía unos dolores horrorosos…muy fuertes, cada movimiento era como una descarga nerviosa en la zona lumbar y en las piernas.

Estos dolores empezaron a ir en aumento día a día, los médicos me mandaron medicinas pero yo nos las quise tomar porque no curan.

Cuando vine no podía ni sentarme, en los primeros ajustes sentí muchos momentos de mejoría, y también unos dolores terribles, notaba que se producían sensaciones raras en el cuerpo, a los seis o siete días los dolores fueron bajando de intensidad, hasta dejar de sentir dolor. El hielo me viene fenomenal.

Esto de la quiropráctica se debería enseñar en los colegios, igual que se explica la higiene bucal, corporal…

Al conoceros la sensación fue maravillosa, me he sentido muy bien tratado, con mucha alegría.

Tal vez me haya sido bueno  conocer el dolor tan intenso para valorar lo que vale la salud…y no tener esos dolores tan horrorosos.
 

Share Button

Deja tu comentario