Testimonio Quiropráctico: Isabel Caballo

Llevo viniendo desde Octubre del 2011, seis meses. Vine porque tenía unos dolores horrorosos en la boca, el dentista no daba con ello y los médicos tampoco. Me mandaban un calmante, luego otro, luego que mezclara dos, pero los dolores tan fuertes no se iban, no comía, no dormía, estaba triste, lloraba, estaba amargada, yo y todos los de mi alrededor.

Fui a otro dentista y me dijo que tenía problemas en el nervio trigémino, que un paciente suyo tenía el mismo problema y le iba muy bien con un quiropráctico, y aquí estoy!!

Desde que me ajusto soy otra persona, los dolores han desaparecido, además tengo mucha artrosis en las manos, no podía pelar una naranja, ni dar la mano, eran unos dolores terribles, ahora no me duelen, me parece increíble, a pesar de tener los dedos torcidos ¡¡no hay dolor!!

No me lo puedo creer, de cómo estaba a como estoy…MARAVILLOSA!!

Se lo digo a todo el mundo, que la columna es muy importante y les doy tarjetas del centro!!

Los doctores son maravillosos y no me olvido de “mis niñas”  que siempre están todos contentos y con una sonrisa para recibirte.

Besos a todos

 

 

Share Button

Deja tu comentario

Te puedes estar preguntando si tu problema es un problema con el que la quiropráctica puede ayudar. Siempre detrás de un síntoma hay una causa, Algo no esta funcionando bien y el cuerpo falla Es ahí donde la quiropráctica se centra y te puede ayudar. Al corregir la causa, al ayudar al cuerpo a funcionar correctamente muchas veces los síntomas desaparecen. Lo que te aconsejamos para aclarar todas tus dudas es que vengas a nuestra charla informativa. Es amena, nos conocemos, aclaramos todas las dudas que tengas y además te damos estrategias que puedes hacer tu en casa para mejorar tu calidad de vida. Ah, y es gratuita, es decir, un regalo.