Testimonio: síndrome de Guillain-Barré

La quiropractica ayuda a los niños a superar el trauma del parto y a crecer sano y feliz. centro marcelo quiropráctico madrid

¡Qué importante es el cuidado quiropráctico en los niños! Sandra y Gonzalo son los padres de Paula, que tiene dos años y fue diagnosticada de síndrome de Guillain-Barré el año pasado. Tras los ajustes que está recibiendo en nuestro centro, sus papás nos cuentan cómo está mejorando la vida de esta niña preciosa que alegra nuestro trabajo cada vez que nos visita…

“El año pasado, nuestra hija de dos años fue diagnosticada de síndrome de Guillain-Barré, y no dudamos ni un momento en llevarla al centro quiropráctico y confiar en que ellos podrían ser de gran ayuda para su recuperación.

El mismo mes que comenzamos a tratarla, conseguimos retirarle los calmantes que tomaba para el dolor. En estos momentos sigue sin ellos y ha mejorado muchísimo su movilidad, ya que esta enfermedad la dejó prácticamente inmóvil, sin fuerza en extremidades y tronco.

A día de hoy, apenas cinco meses después, ha conseguido volver a caminar de la mano y recuperar muchos movimientos que había perdido (ponerse de rodillas, gatear, ponerse de pie con apoyo, etc.).

Aún queda mucho camino por delante, y aunque cuenta con otras ayudas como fisioterapia y estimulación en atención temprana, natación  y rehabilitación, sin duda, Marcelo ha contribuido en este progreso tan grande y sobre todo en la desaparición de tantos dolores.

Esperamos seguir viendo resultados y dentro de un tiempo no recordarnos esta pesadilla, yo desde luego tengo muchísima fe”.

Le pedimos a Marcelo que comente este testimonio:

“Paula es un regalo para todos nosotros. Ver cómo va mejorando, su buen humor, cómo recuerda nuestros nombres… Al principio solo se sabía el mío ¡y lo gritaba siempre que entraba en la consulta! Simpática y lista a rabiar. En los comienzos la ajustaba de pie pero pronto ella se empeñó en tumbarse en la mesa de ajuste como los mayores. Se queda quietecita y espera a que comience a ajustarla.

El mejor regalo que puedes hacerle a tu hijo -presente o no síntomas- es ajustarle lo antes posible. El comentario que recibo de los padres que ajustan a sus hijos es siempre el mismo: el niño nunca se enferma. Crecer con un cerebro sano no tiene precio. En la facultad tenía amigos hijos de quiroprácticos que habían crecido ajustándose desde recién nacidos y no tenían nada que ver con el resto de nosotros. Fuerza física, capacidad intelectual, creatividad… Lo dicho, el mejor regalo, favorecer que tu hijo tenga un cerebro sano”.

En nombre de Centro Marcelo Quiropráctico, gracias, Sandra y Gonzalo, por vuestro testimonio.

¿Quieres conocer cómo le ha ido a Mauro, un bebé que se ajustó en nuestro centro por primera vez a los 15 días de nacer? Sus padres asistieron a la charla que imparte Marcelo sobre Quiropráctica y entendieron que el parto es un trauma para el cuerpecito de un recién nacido.

TESTIMONIO DE MAURO

 

 

Share Button

Deja tu comentario