Relajación para sentir-se: La importancia de la atención en la respiración

marcelo-meditacion

La relajación es el arte de recuperar en un corto periodo de tiempo la energía y la vitalidad.

En el mundo Occidental las pausas son consideradas como una pérdida de tiempo, pero una corta relajación nos aporta un descanso similar a una noche de sueño, aunque no son sustitutivos sus efectos en sus niveles vibratorios son parecidos. Nos sentiremos con el espíritu relajado y con un estado de consciencia más despierto.

Existen muchas formas de relajación pero la clave en todas ellas es la respiración.

Investigaciones han demostrado que si las personas pudieran aprender a controlar su estrés utilizando la relajación y la respiración consciente, se podrían evitar gran número de enfermedades, así como determinados síntomas físicos asociados al estrés.

Mientras estemos ocupados en ir de aquí para allá sin prestar atención a lo que hacemos y a nuestro cuerpo, la energía que circula en nuestro interior se bloquea y no circula, al igual que ocurre con las subluxaciones en nuestra columna vertebral.

Cuando nuestro espíritu y cuerpo están distendidos, nos volvemos mucho más abiertos y receptivos, tomamos decisiones más acertadas , planificamos con sentido y nuestra capacidad intelectual aumenta. ¡Nos volvemos más inteligentes!

Haz que tu energía circule libre y el resultado será tu bienestar. Para ello te proponemos hacer un ejercicio muy sencillo.

Cada mañana  da las gracias al nuevo día, déjate un espacio de 15 minutos y colócate en una posición cómoda con la espalda recta. Cierra los ojos y chequea brevemente tu cuerpo de los pies a la cabeza a fin de detectar y soltar cualquier tensión que pueda haber. Haz tres respiraciones profundas y posteriormente pon tu atención en la punta de la nariz y en las sensaciones de la respiración natural, en la diferencia de temperatura entre el aire que entra y el aire que sale. Mantén tu atención solo en lo que están haciendo y deja pasar cualquier pensamiento que cruce tu mente. Ve aumentando el tiempo de la meditación un poco cada día pero nunca menos de 15-20 minutos.

 Esta práctica le vendrá fenomenal tu sistema nervioso si además eres asiduo en tus ajustes quiroprácticos.

 

 

 

 

Share Button

Deja tu comentario