Quiroprática día a día: La postura, signo de equilibrio en tu vida.

Mantener un hábito postural saludable es signo de salud en el sentido más amplio de la palabra.

Día a día hemos ido adquiriendo nuestros propios hábitos posturales que hacemos de forma mecánica. Muchas de ellos son perjudiciales para nuestra columna vertebral, y en general, perjudiciales para nuestro organismo, ya que una subluxación afecta no sólo a las vértebras sino a todo el cuerpo, órganos incluidos.

La llamada civilización nos ha ido «encadenando» cada vez más a vivir una vida sedentaria, donde la silla es el principal protagonista de esta historia.

El ser humano fue inteligentemente diseñado para estar en movimiento durante el día y reposar durante la noche. Sin embargo, las tareas de oficina, los ordenadores, los trayectos en coche, nos esclavizan a estar muchas horas sentados.  Y para comer y ver la tele ¡también sentados!

Esto, sumado al estrés, que va poniendo tensos los músculos, termina por hacer presión sobre las vértebras, ocasionando molestias, en el mejor de los casos, o causando desplazamientos de esos delicados huesos que, junto a los nervios, componen el eje central del funcionamiento de todo nuestro cuerpo.

Estar sentado mucho tiempo afecta a la circulación sanguínea, especialmente en las piernas. Sin movimiento que le ayude a ir y volver, el flujo sanguíneo no puede cumplir con su misión de manera óptima.

La columna vertebral, que debería mantenerse recta, a menudo es maltratada por malas costumbres, inclinando la misma bien hacia delante o hacía atrás. Y si a ello se suma el hecho de que la pantalla del ordenador o el televisor no se encuentra de frente, sino a un costado, también produce una tensión forzada en las cervicales y nuestro cuello sufrirá las consecuencias.

Por otro lado, no es nada aconsejable tumbarse en el sofá ya que potenciamos un mal hábito postural y como consecuencia de esa mala postura mantenemos la subluxación vertebral.

Una correcta posición es sentarnos manteniendo la simetría de la pelvis, hombros y cuello.  Si cambiamos nuestros hábitos posturales y te ajustas como Marcelo te recomienda, ayudarás a tu columna y sistema nervioso a conservar su equilibrio.

 

Share Button

Deja tu comentario