Quiropráctica día a día: la respiración

¿Sabías que la mayoría de nosotros no respiramos bien? Respiramos con la parte alta del pecho sin apenas ventilar la base de los pulmones. El objetivo es lograr que llegue más oxígeno a las células y además se active el sistema linfático de desintoxicación. Para ello, existen ejercicios sencillos que nos ayudan a ventilar mucho mejor. La idea es hacer 10 repeticiones al días del siguiente ejercicio de respiración: el ratio es 1 / 4 / 2,  es decir, que si inhalas contando hasta 3, mantendrás la respiración contando hasta 12 y después la dejaras salir mientras cuentas hasta 6.

Una correcta respiración, lenta y profunda, conlleva muchos beneficios:

  • Reduce la carga de trabajo del corazón, produciendo un corazón más eficiente y fuerte, que funciona mejor.
  • Rejuvenece las glándulas. El cerebro se beneficia especialmente del oxígeno ya que requiere hasta 3 veces más que el resto del cuerpo. Lo cual conlleva una mejora del bienestar.
  • Relajación mental y corporal. La respiración profunda y rítmica provoca un estímulo del sistema nervios, reduciendo los latidos del corazón y una relajación de los músculos.
  • Genera un aumento en la cantidad de sangre, debido a su mayor oxigenación en los pulmones, favoreciendo la eliminación de toxinas.

En definitiva, estos ejercicios pueden ayudarnos a mejorar nuestro bienestar y combatir las situaciones de estrés y presiones que vivimos día a día. Un buen método podría consistir en comenzar los ejercicios todas las mañanas antes de sumergirte en la rutina laboral.

Share Button

Deja tu comentario