Quiropráctica día a día: consejos para el cuidado de la columna

17-marcelo-post-consejos

El pilar fundamental de la Quiropráctica es la mejora del funcionamiento del sistema nervioso prestando especial atención a la columna vertebral. Si bien junto a los ajustes quiroprácticos es recomendable seguir ciertos hábitos saludables para cuidar nuestra columna. En la rutina diaria ciertas posturas incómodas pueden ir dañándola de forma continua sin apenas ser conscientes de ello.

Cuando estás de pie, sería aconsejable descansar uno de los pies en alto para evitar doblar demasiado la columna. Aunque el verdadero peligro para nuestra columna y corazón es permanecer sentado. Millones de personas pasamos más tiempo sentados que realizando cualquier otra actividad. Por esto es vital cuidar los siguientes aspectos: hay que tratar de no encorvarse, mantener una postura erguida con el cuello y la columna lo más alineados que se pueda. No cruzar las piernas para favorecer una buena circulación sanguínea. Incluso, hay estudios que demuestran que los trabajadores que pasan muchas horas sentados tienen un riesgo más elevado, en un 50%, de sufrir un ataque al corazón, como se plasma en el siguiente video: http://vimeo.com/71441709#

¿Alguna vez te has despertado con dolor de espalda? ¿Con rigidez en cuello y hombros? Esto se debe a una mala posición durante un largo periodo de tiempo. Al dormir, tenemos que evitar hacerlo boca-abajo ya que aumenta nuestra curva lumbar.

Por otro lado, cargar objetos pesados puede resultar más peligroso de lo que creemos. Flexiona tus rodillas al recoger un objeto del suelo para aprovechar la fuerza de nuestras piernas en lugar de cargar todo el esfuerzo en nuestra espalda.

Durante la jornada laboral solemos olvidar estos consejos. Recuerda que pasamos ocho horas diarias sentados frente al ordenador o de pie sin apenas descansar, por lo que habría que seguir estos consejos con disciplina. El objetivo es incluirlos hasta interiorizarlos de forma mecánica.

Share Button

Deja tu comentario

Te puedes estar preguntando si tu problema es un problema con el que la quiropráctica puede ayudar. Siempre detrás de un síntoma hay una causa, Algo no esta funcionando bien y el cuerpo falla Es ahí donde la quiropráctica se centra y te puede ayudar. Al corregir la causa, al ayudar al cuerpo a funcionar correctamente muchas veces los síntomas desaparecen. Lo que te aconsejamos para aclarar todas tus dudas es que vengas a nuestra charla informativa. Es amena, nos conocemos, aclaramos todas las dudas que tengas y además te damos estrategias que puedes hacer tu en casa para mejorar tu calidad de vida. Ah, y es gratuita, es decir, un regalo.