La toma de decisiones en base a la Inteligencia Cardíaca

0001194298SS-1920x1280

Los científicos nos hablan del cerebro del corazón, otra forma de inteligencia que podríamos llamar la INTELIGENCIA DEL AMOR.

Los investigadores han puesto de manifiesto que el corazón es inteligente y que tiene un sistema nervioso independiente y bien desarrollado. Existen más de 40.000 neuronas y una red de neurotransmisores que permiten que pueda aprender, recordar e incluso percibir.  Son cuatro las clases de conexiones que parten del corazón y van hacia el cerebro:

1. Neurológica, mediante la transmisión de impulsos nerviosos

2. Bioquímica, mediante hormonas y neurotransmisores

3. Biofísica, mediante ondas de presión

4. Energética, mediante interacciones electromagnéticas

Por la vía neurológica el cerebro del corazón puede influir en el cerebro de la cabeza, es decir, en nuestra manera de pensar y de ver las cosas, en nuestra percepción de la realidad y en nuestras reacciones, especialmente las emocionales.

En relación a la comunicación bioquímica del corazón al cerebro, se demostró que el corazón es el que produce la hormona ANF, que asegura el equilibrio general o “homeostasis” y uno de sus efectos es inhibir la producción de la hormona del estrés, en especial el cortisol. Además el corazón segrega su propia adrenalina cuando la necesita. También produce la occitocina, llamada la hormona del amor y la libera en grandes cantidades cuando nos encontramos en un estado afectuoso.

Con respecto a la relación de comunicación biofísica, se ha observado una relación directa entre la presión sanguínea, la respiración y ciertos ritmos del sistema nervioso autónomo.

Por otro lado, la comunicación energética nos dicen que el campo electromagnético del corazón es 5.000 veces más intenso que el del cerebro y más potente que cualquier otro órgano del cuerpo. Produce de 40 a 60 veces más bioelectricidad que el cerebro y  lo más interesante es que el aspecto del campo magnético del corazón cambia en función del estado emocional. Cuando sentimos miedo, estrés, frustración, enojo, etc. se vuelve caótico; en cambio, cuando se experimentan emociones como la gratitud, la compasión, el perdón, etc. toma un aspecto ordenado y se obtiene lo que se llama un “espectro coherente”. Este campo se extiende entre 2 a 4 metros alrededor del cuerpo, permitiendo a todos los que nos rodean recibir la información energética contenida en nuestro corazón.

El amor del corazón no es una emoción, es un estado de conciencia inteligente que nos permite vivir desde el corazón, en unión con nuestra naturaleza divina en la profunda unidad con todo lo que existe.

Cuando vivimos reconociendo que somos uno con todo lo que existe, los dos osciladores del cuerpo que son el cerebro y el corazón vibran en perfecta sincronicidad y como consecuencia envían a todo el cuerpo órdenes coherentes, eficaces, inteligentes y totalmente adecuadas a las necesidades del momento.

¿Cómo podemos despertar la inteligencia del corazón de manera que cobre protagonismo en nuestras vidas?

Nos dicen los científicos que tenemos varios circuitos por medio de los cuales nos llega información que provoca una respuesta en nosotros. El primario, que es completamente inconsciente y nos permite salir huyendo de una situación de peligro sin tener que reflexionar; el inteligente, que nos permite el razonamiento; y el tercero, que no es más que una mezcla de los dos anteriores, en donde los recuerdos del inconsciente se activan y producen reacciones que pasan por “el inteligente” y éste de alguna manera los justifica. La ciencia ha descubierto otro circuito que va del corazón a la cabeza y ahí está la clave. El cerebro del corazón activa en el cerebro de la cabeza los centros superiores de percepción que interpretan la realidad sin apoyarse en experiencias pasadas, este nuevo circuito no pasa por las viejas memorias, su conocimiento es inmediato, instantáneo, y por ello, tiene una percepción exacta de la realidad. Su inteligencia no separa sino que une, reconociendo en todo momento la gran red de vida que nos rodea. Es la conexión cósmica que la inteligencia divina nos ha legado para que podamos recuperar nuestro origen divino y nuestra sabiduría interior. Es la forma de tener una mente iluminada, o como dicen algunos, “resplandor en el cerebro”.

Viviendo desde el corazón, hemos de presentar cada pensamiento y cada emoción primero al corazón, y ver si está en armonía con el Amor que allí se encuentra. De esta manera activaremos este último circuito.

Hay que trascender los deseos personales y aprender a vivir según la intención del corazón, que es la intención de tu Ser Interno. El impedimento mayor que puedes encontrar son las memorias grabadas en nuestro inconsciente, que se activan cada vez que son estimuladas; sin embargo siendo testigo de ti mismo, de tus propias reacciones, podrás verlas y reconocerlas y entonces se irán. Para ello tienes que asumir la plena responsabilidad de tus emociones, agradables o desagradables, decidir no culpar a nadie por tus reacciones emocionales y reconocer que el verdadero origen de tus reacciones emocionales no está en lo que ocurre en el exterior sino en tu interior.

Hay un camino hacia el Corazón que ha sido anunciado por todos los Maestros, haríamos bien en recordarlo: Cultiva el silencio, haz contacto con la Naturaleza , vive periodos de soledad, medita y contempla, busca la verdadera belleza, vive con sosiego y quietud, cuida tu entorno vibratorio, recupera el sentido de lo sagrado, recupera la inocencia al no juzgar, reconoce las sincronicidades en tu vida, trabaja en grupo, coopera, vive con sencillez, escucha. Ten presente que tu Corazón tiene una inteligencia superior, escúchalo y pregúntale cuando no sepas que hacer.

Share Button

Deja tu comentario

Te puedes estar preguntando si tu problema es un problema con el que la quiropráctica puede ayudar. Siempre detrás de un síntoma hay una causa, Algo no esta funcionando bien y el cuerpo falla Es ahí donde la quiropráctica se centra y te puede ayudar. Al corregir la causa, al ayudar al cuerpo a funcionar correctamente muchas veces los síntomas desaparecen. Lo que te aconsejamos para aclarar todas tus dudas es que vengas a nuestra charla informativa. Es amena, nos conocemos, aclaramos todas las dudas que tengas y además te damos estrategias que puedes hacer tu en casa para mejorar tu calidad de vida. Ah, y es gratuita, es decir, un regalo.