Ejercita tu cerebro con la Neuróbica

22-marcelo-post-neuróbica

El simple hecho de cambiar de mano para cepillar los dientes, contrariando tu rutina y obligando la estimulación del cerebro, es una nueva técnica para mejorar la concentración, entrenando la creatividad y la inteligencia. Así se realiza un ejercicio de Neuróbica.

Un descubrimiento dentro de la “Neurociencia” revela que el cerebro mantiene capacidad extraordinaria de crecer y mudar el padrón de sus conexiones.  Los autores de este descubrimiento, Lawrence Katz y Manning Rubin (2000), revelan que Neuróbica o la “aeróbica de las neuronas” es una nueva forma de ejercicio cerebral, proyectada para mantener al cerebro ágil y saludable, creando nuevos y diferentes patrones de actividades de las neuronas de su cerebro.

Cerca de 80% de nuestro día a día, está ocupado por rutinas, que a pesar de tener la ventaja de reducir el esfuerzo intelectual, esconden un efecto perverso: limitan al cerebro. Para contrariar esta tendencia, es necesario practicar ejercicios “cerebrales”, que hacen a las personas pensar solamente en lo que están haciendo, concentrándose en esa tarea. El desafío de la Neuróbica es hacer todo aquello contrario a la rutina, obligando al cerebro a un trabajo adicional.

Algunos ejercicios:

  • Ponte el reloj en el brazo contrario al que normalmente lo llevas.
  • Cepíllate los dientes con la mano contraria a la de costumbre.
  • Camina por la casa, de espaldas (en China esta rutina la practican en los parques).
  • Vístete con los ojos cerrados.
  • Estimula el paladar con cosas diferentes.
  • Mira las fotos, de cabeza para abajo (o las fotos, o tu).
  • Mira la hora, en el espejo.
  • Cambia de camino para ir y volver del trabajo.

La idea es cambiar el comportamiento de la rutina. Haz algunas cosas diferentes, con tu otro lado del cerebro, estimulándolo de esta manera. ¡Vale la pena probar!

¿Que tal si empezamos practicando ahora, cambiando de mano el ratón por ejemplo?

Share Button

Deja tu comentario

Te puedes estar preguntando si tu problema es un problema con el que la quiropráctica puede ayudar. Siempre detrás de un síntoma hay una causa, Algo no esta funcionando bien y el cuerpo falla Es ahí donde la quiropráctica se centra y te puede ayudar. Al corregir la causa, al ayudar al cuerpo a funcionar correctamente muchas veces los síntomas desaparecen. Lo que te aconsejamos para aclarar todas tus dudas es que vengas a nuestra charla informativa. Es amena, nos conocemos, aclaramos todas las dudas que tengas y además te damos estrategias que puedes hacer tu en casa para mejorar tu calidad de vida. Ah, y es gratuita, es decir, un regalo.