¿Conoces la ecología emocional?

marcelo-quiropractico-blog-ecologia-emocional

Las emociones, junto con los pensamientos, los sueños, las ilusiones, las expectativas, los conocimientos y las experiencias influyen profundamente en nuestras vidas. Hay que aprender a gestionarlas para ayudarnos a reintentar nuestra vida.

Por ello, acaban de publicar este libro Mercè Conangla y Jaume Soler, expertos en psicología humanista y gestión emocional.

Compartimos con vosotros algunas respuestas para conocer de qué se trata y para aprender a aplicarlo a nuestro entorno vital.

 

¿Qué significa ecología emocional?

Es un concepto creado por estos autores. La ecología emocional es el arte de gestionar nuestros afectos (emociones y sentimientos) canalizando creativamente su energía para construir una vida más armónica y sostenible. Es un trabajo en equipo mente-emoción. El concepto “eco” hace referencia a la importancia de que ambas vertientes trabajen integradas para que nos muevan a efectuar acciones de mejora en nuestra persona y en los sistemas humanos y sociales en los que estamos inmersos. Incluye dos valores esenciales: la responsabilidad y la conciencia del impacto emocional global.

 

¿Cuáles los principios básicos de la ecología emocional?

Formamos parte de un ecosistema físico, que es el resultado de la interacción de todos los sistemas mentales y emocionales que lo constituyen. Dado que la ecología emocional nace con voluntad de aplicarse debe nutrirse de principios basados en valores éticos que nos orienten hacia el bien individual y social al mismo tiempo. Estos son los principios de la ecología emocional generales que la nutren:

1. Principio de unicidad: Nuestro gran error ha sido creer que pueda haber una humanidad ajena y desconectada del resto de seres vivos y de la naturaleza. No podríamos existir solos prescindiendo de los demás.

2. Principio de realidad: La realidad no es como nosotros deseamos que sea: es como es. El cambio se produce tan sólo cuando tomamos conciencia y aceptamos este principio aplicándolo a la situación presente.

3. Principio de libertad: “Libertad es la diferencia entre dos monosílabos: SÍ y NO”, —dijo Octavio Paz. Todo lo que ocurre en nuestra vida comienza con una decisión ante diversas opciones, y para elegir adaptativamente debemos poner en juego nuestra capacidad de discernimiento y otorgar a cada una el valor moral y emocional que le corresponda.

4. Principio de responsabilidad: Responsabilidad supone dar respuestas adecuadas a los retos individuales y colectivos que nos plantea la existencia. La propuesta de la ecología emocional es asumir la responsabilidad al 100% en lo que se refiere a lo que depende de nosotros y podemos controlar.

5. Principio de respeto: Respetarse a uno mismo para poder respetar a los demás. Respetar lo que merece ser respetado, adoptando las distancias adecuadas sin invadir territorios ajenos. Respetar la diferencia del otro, sin vivirlo como una amenaza a la propia existencia.

6. Principio de prevención: La gestión emocional debe basarse en el principio de prevención. Se trata de aplicar la prudencia, el “providere”, la visión anticipada, a las situaciones que vivimos a fin de que nuestra conducta se oriente a crear y nos aporte bienestar.

7. Principio de sostenibilidad: La sostenibilidad emocional comporta un uso equilibrado de nuestra energía permitiendo un flujo generoso de ideas, emociones, experiencias, conocimientos y vivencias y manteniendo relaciones basadas en la solidaridad y reciprocidad.

8. Principio de crecimiento paralelo: El equilibrio o desequilibrio interno se ve reflejado en las relaciones que mantenemos con nuestro entorno. Quien se relaciona bien consigo mismo también tiene la capacidad de hacerlo con los demás, y viceversa.

9. Principio de coherencia: En la coherencia reside nuestra verdad. ¿Cuántas veces pensamos de una forma, sentimos de otra y acabamos haciendo algo que no se corresponde ni a lo pensado ni a lo sentido? Cuanta más coherencia haya entre nuestro pensar, nuestro sentir y nuestras acciones, tanto más equilibrio, bienestar y libertad gozaremos.

10. Principio de acción: El principio de la acción nos anima a actuar en coherencia con nuestros valores personales. Nos reta: “Si no lo haces, no lo exijas y no lo prediques; si no lo haces y crees que deberías hacerlo, acabarás viviendo en conflicto.” Nuestras acciones nos definen.

11. Principio de conservación: la conservación es una estrategia unas mil veces más barata que la regeneración. Es importante tener en cuenta este principio en la gestión de nuestros afectos y relaciones. Antes de decidir eliminar algo o permitir su destrucción es necesario reflexionar sobre su valor. No debemos confundir “conservación” con la protección pasiva: el ‘dejar las cosas en paz’. Así no se preserva el estado existente de un espacio natural ni emocional como no se preserva un jardín. Todo fluye, algunas especies ganan, otras pierden, nacen, crecen, decaen, invaden, se imponen o son apartadas. Para conservar y preservar es preciso controlar activamente.

 

¿Y cuáles son los principios para la gestión emocionalmente ecológica de nuestras relaciones?

1- Principio de la autonomía personal: Ayúdate a ti mismo y los demás te ayudarán.

2- Principio de la prevención de dependencias: No hagas por los demás aquello que ellos pueden hacer por sí mismos.

3- Principio del boomerang: Todo lo que haces a los demás, también te lo haces a ti mismo.

4-Principio del reconocimiento de la individualidad y la diferencia: No hagas a los demás aquello que quieres para ti, pueden tener gustos diferentes.

5- Principio de la moralidad natural: No hagas a los demás aquello que no quieres que te hagan a ti.

6- Principio de la autoaplicación previa: No podrás hacer ni dar a los demás aquello que no eres capaz de hacer ni darte a ti mismo.

7- Principio de la limpieza relacional: Tenemos el deber de hacer limpieza de las relaciones que son ficticias, insanas y no nos dejan crecer como personas

 

¿Quieres saber más? Pincha aquí para encontrar la entrevista a Mercè Conangla en www.mundo-geo.es, artículo del cuál hemos extraído este post.

Share Button

Deja tu comentario

Te puedes estar preguntando si tu problema es un problema con el que la quiropráctica puede ayudar. Siempre detrás de un síntoma hay una causa, Algo no esta funcionando bien y el cuerpo falla Es ahí donde la quiropráctica se centra y te puede ayudar. Al corregir la causa, al ayudar al cuerpo a funcionar correctamente muchas veces los síntomas desaparecen. Lo que te aconsejamos para aclarar todas tus dudas es que vengas a nuestra charla informativa. Es amena, nos conocemos, aclaramos todas las dudas que tengas y además te damos estrategias que puedes hacer tu en casa para mejorar tu calidad de vida. Ah, y es gratuita, es decir, un regalo.