Cómo frenar la ansiedad

20-marcelo-post-ansiedad

¿Quién no ha sufrido tensión en el cuello, dolor de estómago o dificultad al respirar sin un motivo aparente? Hay una causa detrás de estos síntomas: la ansiedad. Ante momentos de gran responsabilidad, situaciones laborales difíciles o compromisos de importancia, nuestro cuerpo sufre físicamente esa presión. Casi todos asumimos esto como algo normal e incluso en ocasiones creemos que es necesario para lograr un mayor rendimiento. Sin embargo, la ansiedad es mala para la salud, te paraliza, se apodera de ti y corta tu creatividad.

 Deshacerse de la ansiedad es posible. El primer paso es ser consciente de ella, identificarla. Cuando sientas que se contraen tus hombros o te sudan las manos, pregúntate a qué se debe y qué preocupaciones dominan tu mente en ese instante. Una vez localizado el problema que te genera ansiedad, los siguientes pasos irán encaminados a eliminarla.

Consejos contra la ansiedad

En consonancia con una práctica del Yoga Sutra llamada pratipaksha bhavana, contrarrestar un sentimiento negativo con uno positivo, como podría ser un recuerdo especial de tu vida. Además, hay acciones de efecto inmediato como adoptar una respiración profunda contrayendo los músculos al inhalar y relajándolos al exhalar. Bailar también es un recurso contra la ansiedad y, en último caso, se podría lograr una relajación profunda con un baño caliente o un masaje.

Share Button

Deja tu comentario

Te puedes estar preguntando si tu problema es un problema con el que la quiropráctica puede ayudar. Siempre detrás de un síntoma hay una causa, Algo no esta funcionando bien y el cuerpo falla Es ahí donde la quiropráctica se centra y te puede ayudar. Al corregir la causa, al ayudar al cuerpo a funcionar correctamente muchas veces los síntomas desaparecen. Lo que te aconsejamos para aclarar todas tus dudas es que vengas a nuestra charla informativa. Es amena, nos conocemos, aclaramos todas las dudas que tengas y además te damos estrategias que puedes hacer tu en casa para mejorar tu calidad de vida. Ah, y es gratuita, es decir, un regalo.