Cómo afrontar los conflictos

A nadie le gusta vivir situaciones de conflicto. La discusión lleva muchas veces al enfado, una sensación negativa que no nos gusta vivir. Sin embargo, rehuir los conflictos tampoco es sano ya que podría mermar la autoestima.

Como aconseja Marcelo, “antes de expresar tu enfado hacia otras personas, sería buena idea que limpiases primero la ira y la rabia que tienes acumulada”. Es una manera de enfrentar los conflictos desde una postura más objetiva y neutral, dejando a un lado temas personales del pasado. Así, la discusión se centrará en un determinado problema sin mezclarlo con asuntos que no tienen relación directa.

En muchas ocasiones, tratamos de gustar a todo el mundo, pero lo mejor es ser auténtico aunque ello pueda conllevar conflicto. Tener diferentes opiniones y luchar por ellas es preferible a mantener una máscara durante todo el día. El problema está en que por un lado la energía que utilizamos para mantener la máscara nos roba energía vital para curarnos, además puede provocar inseguridad en nosotros mismos.

¡Sé tú mismo y olvida las máscaras!. Siendo tu mismo, vivirás con más seguridad y coherencia en tus decisiones.

Share Button

Deja tu comentario